Los 15 errores más comunes al comenzar en un Gimnasio

  • Empezar sin calentar. Puede parecer una pérdida de tiempo, pero calentar es la forma de prepararnos física y psicológicamente para el ejercicio. “Es una especie de puesta a punto”, nos explica Francisco García-Muro, coordinador de la sección de fisioterapia en la actividad física y deporte en el Colegio Profesional de Fisioterapeutas de la Comunidad de Madrid.
  • No tomar los consejos del entrenador. Son los profesionales en esta rama, y lo más importante, te ayudarán a mejorar tu rendimiento y usar adecuadamente los equipamientos.
  • Trabajar siempre los mismos músculos. “Trabajar músculos muy específicos puede crear un desequilibrio respecto al resto del cuerpo y eso terminará saliendo en forma de patología”, explica Francisco García-Muro, para el que además la monotonía genera aburrimiento y éste produce abandono.
  • Hablar en el Gimnasio. Si es importante tener una buena capacidad respiratoria para afrontar nuestras actividades diarias, mucho más lo es a la hora de realizar ejercicio físico. Si hablas mientras haces ejercicio, tu oxigenación no es óptima. Y respirar de forma incorrecta puede provocar, incluso, que no logres los objetivos de ciertos ejercicios.
  • Descansar demasiado entre serie y serie. Lo aconsejable es reposar de 30 a 60 segundos entre serie y serie. Los descansos deben ir en función de lo que marque el pulsómetro. Debemos retomar la actividad cuando nuestras pulsaciones estén al 60% de la frecuencia cardiaca máxima. No es un descanso para la recuperación, sino para poder seguir.
  • No llevar el calzado ni la ropa adecuada. El calzado es fundamental porque evita muchas lesiones. Una mala elección resta efectividad.
A la gente le puede molestar que estés hablando y tú perderás concentración.
  • Hacer solo “Cardio” para perder peso. Para bajar de peso lo mejor es un entrenamiento cruzado. En la actualidad son muchos los estudios que han demostrado la mayor eficacia de combinar pesas con ejercicios cardiovasculares.
  • Correr “Mal” en la cinta. Una cosa es correr durante 10-15 minutos y otra es querer preparar una carrera en la cinta del gimnasio. Esto puede producir lesiones con más facilidad, porque no reproduce el gesto natural de la carrera y aumenta el impacto en nuestras articulaciones. Daniel Martínez Silván, fisioterapeuta especializado en el ámbito deportivo.
  • Estar pendiente del móvil constantemente.  De seguro perderás concentración y olvidarás los tiempos de descanso.
  • Entrenar muchas horas para obtener rápidos resultados. Una sesión media debe oscilar entre 45 y 90 minutos. A partir de ese tiempo, el organismo genera un estado desfavorable para generar adaptaciones y, por tanto, conseguir resultados.
  • No realizar el descanso adecuado. Si no permitimos al organismo recuperarse tras un entrenamiento intenso, no podrá asimilarlo. Un buen descanso permite volver al gimnasio con la energía necesaria para entrenar de nuevo.
  • Descuidar la alimentación. La alimentación es tan fundamental como el descanso y el entrenamiento. No solo con el ejercicio se consiguen los objetivos, tanto de ganancia de masa muscular como de pérdida de peso, comer adecuadamente representa el 60-70% del total.
  • Sudar no es sinónimo de adelgazar. Con la deshidratación ocurre lo mismo que con el exceso de tiempo de entrenamiento, es contraproducente además de peligrosa para la salud.
  • No estirar al acabar es un error. Tan importante es hacer ejercicio como la vuelta a la calma. Es clave para maximizar las buenas consecuencias y minimizar las malas.
  • Fumar justo al salir del Gimnasio. Si verdaderamente te interesa preservar tu salud, deberías plantearte abandonar el hábito de fumar. Pero si todavía no te ves capaz de dar ese paso, al menos evita el cigarrillo de justo después del gimnasio.

Deja un comentario